Embozados como perros

https://www.elindependiente.com/wp-content/uploads/2020/01/256ea1358f9cdb39f9fe7d2e993c7739-1440x808.jpg

Nos vistieron como a perros

con el bozal en la boca

esos perros comunistas

hijos de una perra loca

millones de maricones

y de bolleras muy feas

 

https://blogelecosindical.org/wp-content/uploads/2019/10/banner-mujer-blog-ok-2-627x376.jpg

aplauden la decisión

de esos hijos del averno

que es el gobierno español

y yo
me cago en sus muertos

https://media.elmostrador.cl/2018/06/gobierno-espanol.jpg

  Embozar

(Del lat. imbucciare < bucca, boca.)

1. v. tr. y prnl. Cubrir la parte inferior del rostro con una prenda de vestir hacía tanto frío en la calle que se embozó la bufanda hasta los ojos.
2. Quedar un conducto atascado con objetos extraños la tubería se embozó. atascar, obstruir
3. Intentar ocultar una cosa embozó sus intenciones con una sonrisa. encubrir, enmascarar
4. v. tr. Poner un bozal a un animal suele embozar al perro para sacarlo a pasear.

La “falsa seguridad” de las mascarillas: no son efectivas contra el coronavirus

ntre el 22 y el 24 de enero, tras saltar la alerta por el coronavirus, las farmacias españolas vendieron un 330% más de mascarillas que el año anterior, según los datos de Cofares, principal distribuidora nacional. El nuevo virus (2019-nCoV) que empezaba a extenderse en China causando síntomas de neumonía empezaba a alarmar al mundo y miles de ciudadanos acudían a las farmacias a hacerse con un acopio de mascarillas, pese a que en España no se había confirmado (tampoco ahora, una semana después) ningún caso.

El butanero

 

Butanero, ra

  1. m. y f. Persona que reparte bombonas de butano a domicilio:
    el butanero le subió la bombona.

    El butanero, del mito al timo

    La crisis y el precio fijado de la bombona provocan una degradación imparable del negocio de esta energía con trabajadores sin contrato que viven de pequeñas estafas o propinas

      Un butanero sube una bombona a un piso de Barcelona.

    Un butanero sube una bombona a un piso de Barcelona

    Como la mayoría en este oficio en Barcelona, Ibrahim es paquistaní y los quintos sin ascensor terminaron partiéndole la espalda tras 15 años cargando bombonas. Así que se hizo autónomo, compró un camión y ahora espera sentado en la cabina todo el día a que dos compatriotas se pateen la calle a gritos para vender el género. Él se lleva 35 céntimos por botella (vende unas 80 al día) y los repartidores, las propinas y el sobreprecio que encasqueten al incauto de turno: la botella vale hoy 13,10 euros, pero llegan a venderla a 20. Ibrahim y todos los que se desgañitan a diario en cada esquina de España —la mayoría inmigrantes— son el eslabón más débil de la cadena de despropósitos por la que se rige el negocio del butano. Muchos de los entrevistados en este reportaje ni siquiera tienen contrato, otros uno falso por cantidades que jamás cobrarán o por un reducido número de horas que siempre exceden. En este submundo, que mueve 70 millones de bombonas al año, no hay facturas, recibos ni garantías de ningún tipo. Es la ley del butano.

    Ibrahim (pide nombre ficticio para protegerse) la conoce bien. Él no gana ni para traerse a su familia de Pakistán. Con los 1.000 euros que saca al mes tiene que pagar la cuota de autónomos, la gasolina, el seguro y devolver a plazos a la distribuidora el préstamo por la desvencijada tartana que le vendieron por 18.000 euros. Además, tendría que hacer un contrato a los dos repartidores que trabajan con él, pero le llega solo para pagar a un abogado y que amañe uno falso por cantidades que nunca verán. Prefiere no hablar demasiado, pero utiliza un proverbio paquistaní para describir a la empresa para la que trabaja: “El elefante tiene dos dientes bonitos de marfil por fuera. Pero con el que muerde está escondido”.

Reto viral: encuentra al leopardo

Encuentra al leopardo

Chistes

Joven española se pone a zorrear al butanero, acaban follando! - Redtube

 

     Joven española se pone a zorrear al butanero y acaba violeando! Ha preparado una cámara oculta para ver si es capaz de follar con el chico del butano que no veas lo guapo y fuerte que está, para eso recurrirá a que se le vea el culito con esa ropa tan sexy y claro, el butanero no podrá resistirse a semejante zorra, menudo trajín con cámara oculta!

El Butanero siempre llama dos veces

Con la colaboración de Superduque

Consejo de ministros

El último consejo de ministros de Españistán

espanistannews-peli-Joder-en-tiempos-revueltos https://i0.wp.com/www.espanistannews.com/wp-content/uploads/2014/12/espanistannews-noticia-Merkel-Rajoy-funeral-Derechos-Sociales.jpg

https://i2.wp.com/www.espanistannews.com/wp-content/uploads/2014/12/espanistannews-noticia-alcalde-Valladolid-reparo-entrar-ascensor-con-mujer.jpg

https://i2.wp.com/www.espanistannews.com/wp-content/uploads/2014/12/espanistannews-noticia-Cospedal-pucherazos.jpg

https://i1.wp.com/www.espanistannews.com/wp-content/uploads/2014/12/espanistannews-noticia-walking-PSOE.jpg

https://i0.wp.com/www.revistapuroteatro.com/wp-content/uploads/2015/10/1.jpg

En otras palabras, en el escenario zombie, el problema no es la inmensidad de lo que tienen que hacer los pocos supervivientes, que es el problema al que se enfrentan y fetichizan tantas visiones de un mundo despoblado y en ruinas. Tampoco que hacer para evitar su evolución hacia un fallo sistémico mientras que se rescatan y reparan las herramientas de ‘antes’. El problema, con los zombies, es que hay demasiados supervivientes.

Pero es siempre el tipo de superviviente equivocado.”

Evan Calder Williams